Indecisión vocacional, ¿que estudiar?


Indecisión vocacional, ¿qué estudiar?


Tomar decisiones sobre la vocación es un punto de inflexión en el desarrollo personal. Esta decisión requiere un replanteamiento de nuestra vida ¿qué quiero ser? ¿estudio o trabajo? ¿elijo una carrera corta o estoy dispuesto a dedicar como mínimo 4 años a una carrera?.

Decidir es un proceso continuo, tomamos decisiones todos los días de nuestras vidas. Hay que tener en cuenta que las decisiones que se toman pueden ser reversibles.

La toma de decisiones sobre nuestra vocación lleva a las personas a realizar un proyecto personal de vida, en el cual se reflejan sus propios intereses y capacidades para realizarlo. Mientras vayamos teniendo más información, disminuye nuestra ansiedad, las decisiones serán mejores y probablemente más acertadas.

Para salir de dudas, lo primero es conocer todas las oportunidades (cursos, tecnicaturas, profesorados, licenciaturas, maestrías, doctorados, entre otros títulos).



Una vez vistas las posibilidades de formación, hay otros aspectos a tener en cuenta:

  • La decisión es tuya, no te dejes influenciar por el resto. La elección vocacional es muy importante puesto que el futuro trabajo ocupará más de un tercio del tiempo diario.

  • Reflexiona sobre tus gustos e intereses profesionales. Unos prefieren realizar acciones que tengan que ver con ayudar a los demás, otros realizar tareas manuales, trabajar con máquinas, mientras que a otros les gustan más las actividades relacionadas con el arte. Si sientes que haces lo que te gusta no tendrás problemas al momento de realizar actividades laborales exigentes ya que la satisfacción te ayudará a tener un mejor desempeño laboral.

  • Aprovecha tus aptitudes. Es importante ser realista con tus propias capacidades. Analiza tu rendimiento escolar, examina tus resultados, cuáles fueron las asignaturas que te resultaron más fáciles y cuáles te gustaron más. Todo el mundo tiene más facilidad para ciertas materias y más dificultad para llevar otras.

  • Define objetivos. ¿Que quieres lograr en tu vida? ¿Cuales son tus metas? ¿Cómo esperas que sea tu estilo de vida?. Tus objetivos deberían poder ser conseguidos teniendo en cuenta tu futuro laboral, entre otros. Muchos objetivos irán cambiando a lo largo de tu vida, y la tolerancia será necesaria tanto para plantear metas como para intentar alcanzarlas. 

  • Reflexiona sobre tu entorno personal y social. Toma conciencia de tu realidad personal, qué aspectos positivos y qué limitaciones tienes a la hora de tomar una decisión vocacional.

  • Planteate nuevas preguntas y busca información. ¿Qué posibilidades ofrece el mercado de trabajo?. El nivel de ingresos económicos de tu futura profesión es un factor a tener en cuenta en relación a tus expectativas, ya que eso influirá en tu futuro estilo de vida.

  • Toma distancia y pon en perspectiva tu situación actual. A veces un poco de distancia ayuda a ver mejor. En esas situaciones es difícil escuchar lo que realmente quieres, por eso es importante tomar todo el tiempo que necesites para pensar con mayor claridad. Si no tienes idea de qué estudiar, relajate porque es normal. Es importante tener tiempo para escoger una disciplina de la que uno realmente disfrute porque es el primer paso para ser un buen profesional.

  • Experimenta y no inviertas demasiado todavía. Si realmente no tienes una vocación conocida, lo mejor es probar varias cosas. A veces nos termina gustando lo que menos habíamos imaginado. No es mala idea hacer un curso gratuito que no suponga grandes inversiones de tiempo y dinero y que pueda servir para abrirte un camino o todo lo contrario, para desechar alguna posibilidad que te este dando vueltas en la cabeza.

  • No pienses en el título, sino en las competencias. El mercado laboral cambia, las profesiones también, pero hay habilidades y competencias que seguirán siendo imprescindibles y bien valoradas. Es un error pensar únicamente en el estatus que puede lograr un título universitario determinado y no en lo que realmente te va a enseñar.

  • Aprende mucho de algo. Hazte un profesional especializado. Muchas vocaciones han surgido de profundizar mucho en un asunto. Una vez finalizada la fase de experimentación, conviene poner el foco en una materia en lugar de seguir acumulando conocimientos sobre infinitos campos. Esta estrategia además de ayudarte a aclarar tu vocación, también es útil para la entrada en el mercado laboral ya que te ayudara a definirte, profesionalmente hablando y a diferenciarte de la competencia.

  • Fortalece tu red de contactos. Aunque aun no sepas con total claridad lo que quieres estudiar, hay una cosa que siempre necesitarás: contactos. Así que a donde vayas habla con la gente, conocelos, haz amigos, realiza prácticas ad honorem, pasantías, etc.

  • Piensa en el rol que te gustaría asumir como trabajador. Es posible tomar caminos que pueden ser bastante diferentes: trabajar en una institución existente como empleado, ser independiente (“freelance”) o emprender en un negocio.


 

Encontrar lo que te apasiona:

Tu pasión es algo mucho más grande que lo que simplemente te gusta hacer. Es algo que te hace levantarte antes de que suene el despertador, algo que harías, aunque no te pagaran, que te emocionas al hablar de ello, que no te cansa, aunque vivas en completa inmersión. Es algo por lo que todo lo demás vale la pena.

Descubrir tu pasión no es fácil, pero es posible. Primero, imagina cómo sería tu ser más elevado, tu versión más exitosa; por ejemplo, si fueras célebre, famoso o famosa, o si tuvieras mucho éxito en algo, o si la historia te recordara, o si fueras un gran modelo que seguir ¿Por qué razón sería? ¿Qué te distinguiría? ¿Qué te haría sobresaliente? Debe ser algo que te encanta, que te interesa sobremanera o se te facilita mucho. Seguro es algo que ya otros se han dado cuenta que tienes, incluso hasta han pensado que tienes “un don” de eso.

Luego, imagina con qué actividad podrías contribuir al mundo ¿Qué cosa puedes hacer que genere tanto valor, que las personas estarían dispuestas a pagar por ello?

Aún con estos pasos, encontrar tu pasión quizá no sea algo inmediato. Quizá te tome algunos minutos, horas, días o meses, pero no te rindas, sólo mantente atento reflexionando sobre esto.

Conociendo tu pasión, podrás saber si tu futuro está en emprender, emplearte o independizarte y sabrás hacia dónde dirigirte. Incluso si ya tomaste un camino, sabrás hacia dónde enfocarte dentro de tu empresa o tu negocio.

 

 

Fuentes:

http://www.heraldo.es/noticias/suplementos/heraldo-joven/2017/05/03/como-tomar-una-buena-decision-vocacional-1173047-2261031.html

https://economia.elpais.com/economia/2017/06/20/actualidad/1497960427_577652.html?id_externo_rsoc=TW_CC

https://www.forbes.com.mx/emprender-emplearse-o-independizarse/